Leonoticias
img
Autor: santos.rodriguez_296
The Swinging City
img
Santos Rodríguez | 29-07-2016 | 12:00| 0

Samuel Johnson dijo a James Boswell “when a man is tired of London, he is tired of life… for there is in London all that life can afford” y no le faltaba razón.

La ciudad donde ocho millones de habitantes hablan más de trescientos idiomas. Una de las ciudades más creativas y diversas del mundo, Londres ha contribuido a diseñar el mundo tal y como lo conocemos.

Me apeo en la mítica Victoria Station y camino hacia Buckingham Palace justo a tiempo para ver el cambio de los Royal Guards, vestigios de lo que aún les convierte en un empire. Tomo Birdcage Walk dejando St. James Park a mi izquierda. Me sitúo entre Westminster Abbey y el Parliament, cierro los ojos y escucho a Ben, la campana Big Ben. A continuación Trafalgar Square donde  los turistas alimentan a las palomas y charlo con uno de los bobbies sobre cómo el número de turistas aumenta y disminuye el de viajeros año tras año. Desde ahí me dirijo a Piccadilly Circus, y descanso en uno de los peldaños de la plaza, contemplo las hordas de adolescentes buscar las tiendas de moda en Regent’s Street, cupido desde su atalaya no tiene claro hacia quien dirigir una de sus flechas. En vez de girar a la izquierda, hacia Regent’s, giro a mi derecha, hacia Covent Garden, antaño refugio de futuros actores o estrellas de rock, que lamentablemente en el siglo veintiuno solo encontrarán consuelo en uno de esos talent shows.

En Londres, los jóvenes de este siglo ya no buscan templos del sonido y un buen ale como The Hippodrome o The Candem Palace, ya desaparecidos. Las turbas de adolescentes, por su parte, continúan incansables buscando tiendas de supuesta moda, desconozco quién es el tal Fitch o Abercrombie y no conozco más Hollister que los Happy Hollisters de la saga creada por el genial Jerry West.

Londres es además el British Museum, la National Gallery, la Tate Modern o el Natural Science Museum. Londres y sus decenas de parks, lugares como el Speakers’ Corner en Hyde Park para expresarse en libertad. Londres, además tiene una vida subterranea, the Tube, donde buskers de todo tipo deleitarán sus oidos.

Atardece, paseo por el Mall rumbo Buckingham Palace de nuevo, los turistas van desapareciendo, la tarde me regala unos tonos ocres preciosos, un lawn tan verde que me invita a recostar mi cuerpo, abro los brazos, cierro los ojos y me digo una vez más, como tantas veces: “London, the time of my life”. Cuando a alguien le canse Londres, está cansado de vivir.

Ver Post >
London Calling
img
Santos Rodríguez | 22-07-2016 | 8:43| 0

Antes de que los teléfonos móviles hicieran nuestra vida más ¿fácil?. Las cabinas telefónicas constituían un lugar fundamental para el desarrollo de la vida en comunidad.

En 1924 el arquitecto Sir Giles Gilbert Scott diseña, sin duda, el prisma más famoso del planeta, the British telephone box. Las primeras cabinas telefónicas no estaban fabricadas en hierro como las actuales sino de cemento armado. Su característico color rojo pasa de Corinto se eligió para que fueran fáciles de localizar. Se dejaron de fabricar en 1986 pero aún continúan siendo un rasgo Brit inequívoco.

Todo tipo de individuos formaban una rigurosa y organizada fila junto a la icónica telephone box. Deslizabas unos pennies o pounds a través de la ranura y esperabas a ser conectado con el mundo exterior. Para los Brits, personas tímidas por naturaleza, esperar en la fila suponía una oportunidad de intercambiar noticias y cotilleos con los vecinos y además una oportunidad de disfrutar a la intemperie de las bondades del British weather. En ocasiones la espera y la consecuente conversación era tan larga que ya no era necesario contactar con alguien a través del teléfono.

Una vez dentro de un British telephone box, la privacidad era absoluta. En la actualidad con el uso de los teléfonos móviles esa privacidad ha desaparecido, es más, casi gritamos para poder ser escuchados allende los mares. Los actuales dispositivos móviles, además de escuchar y ser escuchados, nos permiten vernos las caras y otras innumerables posibilidades, impresionante, pero, hemos perdido glamour.

En las red telephone boxes se mantenían conversaciones apasionantes sobre nuestros sentimientos y secretos más personales. Decíamos frases tales como: “ahora voy a colgar y salir de la cabina, mañana al anochecer, my darling (…) my love, volveré a llamarte”

Con los actuales teléfonos móviles las conversaciones han perdido toda pasión, decimos frases fundamentales para el desarrollo de nuestra civilización: “soy yo, estoy ya en el tren”.

 

Ver Post >
First come, first served.
img
Santos Rodríguez | 15-07-2016 | 8:01| 0

La palabra queue está tomada del francés y a su vez procede del latín coda. Coda significa cola de un animal o parte final. A mediados del s. XVIII, la palabra queue también significaba coleta.

No es cierto que la ancestral y educadísima tradición de hacer cola en England haya desaparecido, tan solo las colas en las paradas de autobús parecen haber copiado las malas costumbres continentales. Vayan a un banco, a un supermercado, a cualquier  tienda u organismos oficiales y descubrirán que la perfección en las colas se ha logrado después de siglos de práctica. Ayer mismo hacía yo cola en el Tesco y escuchaba cómo una madre explicaba a sus hijos cómo imaginar tiras de cinta aislante en el suelo para que no se desmarcaran de una cola prefecta, ordenada, sin codazos, sin fisuras.

En Britan no hacer o respetar una cola demuestra absoluta ausencia de buenos modales y se considera un delito grave. Ni la fama, la posición social, los méritos profesionales o la urgencia le librarán de hacer cola. No worries, se trata únicamente de tiempo, el tiempo que pasamos haciendo cola en England suele ser muy bien aprovechado, hacer cola es una oportunidad para que revisen su vida o los planes del resto del día. Una cola sirve, además, para verificar si hemos comprado todo lo que necesitamos, o todo lo contrario para valorar si esa preciosa camiseta de los Beatles merece la pena o no, ¡cómo no!, no doubt!, una camiseta de los fabulous four from Liverpool siempre merece la pena.

Por favor, eviten frases del tipo: tengo prisa, ¿me dejaría pasar?. Hacer una interminable cola conlleva una última recompensa, la de girarse y descubrir que la cola es más larga que en el momento que usted disciplinadamente la comenzó.

Ver Post >
1167, Oxford, el primer Brexit.
img
Santos Rodríguez | 08-07-2016 | 8:01| 0

Ox significa buey y su plural irregular Oxen bueyes. Ford significa cruce. De ahí surge el topónimo Oxenford.  Es en este cruce donde el río Tamesis es tan poco profundo que los bueyes pueden cruzarlo sin dificultad. Oxenford (el cruce de los bueyes) se convirtió en un lugar de leyenda cuando la princesa Sajona Frideswide fundó un monasterio después de que gracias a la intervencion divina lograse escapar de un pretendiente lujurioso.

En el siglo XII Oxford se convirtió en un centro de saber, especialmente en el año 1167 cuando Enrique II prohíbe que los estudiantes Brit visitaran la Universidad de París. En el siglo XIII, los estudiantes mantenían un continuo enfrentamiento con los ciudadanos debido a sus continuos “botellones y festejos universitarias”. Para tenerlos controlados, se construyen los primeros colleges, colegios mayores: el University College, Merton, y Balliol son los más antiguos, fundados entre 1249 y 1280).

Esta magnífica ciudad tiene en la actualidad cuarenta colleges, cada uno forma parte del que se asienta a continuación. Calles empedradas, portones de madera inalterables desde hace siglos, escaleras de madera que crujen a cada paso nos conducen al corazón de la sabiduría.

Miro fijamente el cielo y contemplo impresionantes campanarios, esculturas y delicadas y esbeltas agujas que perforan las nubes de Oxford.

Ver Post >
High Street
img
Santos Rodríguez | 30-06-2016 | 9:00| 0

Marks and Spencer, Harrods (si no encuentran algo en aquí, es porque no existe), Selfridges, John Lewis, Harvey Nichols, Boots, WhSmith … Encontrarán todos estos lugares en la High Street, y ¿por qué llamamos así a Oxford Street (más de trescientas tiendas), Regent Street, Bond Street, Westfield London. Westfield Stratford City, Carnaby, Covent Garden London, King’s Road o Knightsbridge?. Sencillo, se debe al sentimiento de euforia que se produce al entrar y salir de estos lugares todos repletos de atractivos artículos para el shopaholic. En el resto de calles hay otro tipo de establecimientos, también realmente atractivos, tiendas donde se pueden adquirir ropas multicolor y lo realmente conmovedor es observar como un Brit puede llevar a la vez prendas de diferentes décadas.

Además, si están pensando en salir, no todo va a ser ir de compras. Podrán visitar museos mundialmente reconocidos, castillos, o las casas donde vivieron las mejores plumas en English. No se preocupen, no hay necesidad de dejar de gastar pounds, oh the pound, the pennies. Aunque la mayoría de los museos británicos son gratuitos, no se sentirán satisfechos hasta comprar una mug, una t-shirt, un teddy bear o incluso un pencil sharpener, todos ellos decorado con la union jack. ¿Lo más sorpendente?, descubrirán que la mayoría de estos artículos aún se fabrican en la island.

Para británicos o continentales ir de compras compulsivamente en la High Street no es solo un placer o una terapia, se trata de un gesto patriótico.

 

Ver Post >
Sobre el autor Santos Rodríguez
Santos Rodríguez, English Teacher